arrow_24arrow_32arrow_small_24check_20check_20check_32close_20close_24close_32delete_32download_32file_32filter_24googpowered byhome_32logo_arclogo_arc-white_68logo_arc_37logo_arc_48logo_arc_68logo_lockuplogo_penslogo_typelogo_type_120logo_type_96mail_24menu_24menu_32print_32profiile_32search_24search_32share_32slides_32window_24window_32

Artists take risks for all of us. Explore a global network that’s ready to help.

Connect with us
Close

Connect with us

Please fill out the form to get in touch with us. Submissions are encrypted and ARC understands that your communications are confidential. ARC does not provide direct services, but we will do our best to refer you to organizations that do. You can also find help by exploring our network of resources.

Your message will be marked as urgent. The urgent assistance service gives artists an option to write the message in Arabic, English, French, Russian or Spanish. Expect a reply within 48 hours.

Connect with us

Profile

Horacio Siciliano

Venezuela

Estatus: Exiliado

Horacio Siciliano

Horacio Siciliano, el fotógrafo detrás de algunas de las más emblemáticas fotos de la crisis venezolana, nunca planeó irse de Venezuela. Antes de que crisis tras crisis empujara Venezuela a la portada de los medios internacionales, Siciliano vivió brevemente y estudio en Canadá, siempre con la certeza de que quería volver y hacer algo productivo en su país natal. Al regresar, tomó un rol activo en las redes sociales y se involucró con organizaciones trabajando por l libertad de expresión, contra las violaciones de los derechos humanos de las mujeres para mejorar el acceso infantil a cuidados básicos en hospitales, todo esto mientras terminando su estudios en ingeniería. La situación de Siciliano hoy es dramáticamente diferente.

Siciliano se convirtió en un reconocido fotógrafo un poco por casualidad. En 2014, compró una cámara y aprendió por su cuenta a usarla mientras participaba en protestas críticas de los altos niveles de violencia urbana, la inflación y la escasez crónica de productos básicos. Siciliano comprobó que había una falta de información fiable sobre las protestas que fuese accesible para los venezolanos y el público internacional. Como muchos venezolanos, encontró en las redes sociales una fuente alternativa de información frente al silencio o a la información inexacta difundida por los medios oficiales. Empezó a compartir sus fotografías en Twitter, Instagram y en su página web para mostrar la realidad de las protestas en las calles y para “hacer ruido” sobre las terribles condiciones en las que muchos venezolanos estaban viviendo. Su trabajo tuvo repercusión en sus miles de nuevos seguidores y fue entrevistado en la televisión sobre algunas de sus fotos más icónicas.

“El nivel de miseria y pobreza que se está viviendo ahora es extrema.”

Desde entonces, Siciliano se ha vuelto en un representante de la generación actual de fotoperiodistas. Su trabajo sirve como un banco de memoria visual de momentos conmovedores e impactantes de la historia venezolana. Sus fotografías muestran un equilibrio notable entre la sensibilidad y el profesionalismo; documentan las realidades de Venezuela sin esquivar lo malo, aplicando el mismo escrutinio a escenas de alegría como a escenas de desesperación. Las composiciones nunca parecen forzadas, más bien demuestran el compromiso de Siciliano de ir adonde muchos no se animarían: a manifestaciones, hospitales abandonados, sitios sobrecogidos por la pobreza y la indigencia.

  • Un fotógrafo busca cobertura cuando se encuentra en medio de una confrontación entre manifestantes y cuerpos de seguridad en una de las carreteras principales de la ciudad. 26 de abril de 2014.
  • Dos niños pequeños observan el cuerpo de un hombre que fue asesinado para robar su motocicleta a la mitad del día. El hombre dejó atrás a dos niños huérfanos. 20 de febrero de 2016.
  • Miembros de la Guardia Nacional Bolivariana Miembros de la Guardia Nacional Bolivariana salvaguardan un punto de control durante la Operación Liberación del Pueblo en Cota 905. Varias organizaciones de derechos humanos categorizan a OLP como operaciones exterminadoras en los barrios de Caracas. Caracas, Venezuela. 10 de mayo de 2016.
  • Luis Antonio Theis Camacho, un joven diseñador gráfico, es detenido durante una de las protestas contra el gobierno nacional en la Avenida Libertador en Caracas. El mismo día, el joven fue acusado de delincuencia, agresión y resistencia a la autoridad. Caracas, Venezuela. 18 de mayo de 2016.
Un grupo de personas intenta detener el avance de una línea de seguridad de piquete de la Guardia Nacional durante una protesta contra el gobierno de Nicolás Maduro en la Avenida Libertador. Caracas, Venezuela. 4 de abril de 2017.

Desde 2014 hasta los disturbios masivos de 2016, Siciliano ha sido testigo y ha documentado la intensificación de la violencia y amenazas contra periodista, fotógrafos y manifestantes en las calles de Venezuela. En vez de esquivar los conflictos, Siciliano ha documentado valientemente estos momentos tensos y violentos. Cada vez que veía un grupo de oficiales atacando a un manifestante aislado, él se aseguraba de quedarse, implacable, y grabar todo el episodio para que el mudo lo viera. Con las manifestaciones, también crecieron dramáticamente los problemas de represión entre 2014 y 2016. Siciliano enfatizo que las violaciones a la libertad de prensa no son un fenómeno nuevo. Ya en 2014, el gobernó tenía un control fuerte sobre los canales de comunicaciones, mientras que los canales de televisión privados se mantenían predeciblemente silenciosos. En tanto el testimonio visual de fotógrafos y activistas destacando los abusos cometidos por el gobierno se volvieron más y más frecuentes, se volvieron blancos de los ataques.

La dedicación de Siciliano no ha pasado desapercibida. El ha sido seguido, amenazado físicamente por individuos armados, y autoridades gubernamentales han cuestionado a su familia. Sus comentarios en redes sociales lo han llevado a recibir amenazas por representantes venezolanos a través de Twitter. Aun así, fue sólo tras ser intencionalmente agredido por una granada lacrimógena al pecho que Siciliano empezó a temer por su seguridad. “Me dispararon en el pecho cuando no había nadie alrededor y no había conflicto, “recordó Siciliano. Las detenciones y muertes de otros periodistas durante manifestaciones solidificaron su decisión de salir de Venezuela. Ha estado residiendo en España desde octubre de 2017.

Mientras la mayoría de la atención se ha enfocado en su trabajo alrededor de las protestas, Siciliano fotografía mucho más que solo conflictos. Otros proyectos recientes tienen como objetivo informas al público fuera de Venezuela sobre las razones detrás de las manifestaciones masivas de 2017. Para Siciliano la distinción es importante; las manifestaciones de 2014 eran más pequeñas y los participantes mayoritariamente jóvenes, mientras que las manifestaciones de 2017 estaban compuestas de numerosas organizaciones civiles y participantes de todas las edades y orígenes. ¿La clave de la diferencia? “El nivel de miseria y pobreza es extrema que se está viviendo ahora,” dijo Siciliano.

  • Confrontada con los supermercados vacíos, una anciana busca juntar una bolsa de restos de comida del piso para llevar a casa y alimentar a su familia. Mercado Quina Crespo, Caracas Venezuela. 22 de mayo de 2016.
  • Un niño se para frente a una ventana en el quinto piso del Hospital de Niños JM de los Ríos en Caracas, Venezuela. 30 de diciembre de 2016.
  • Enfrentada a supermercados vacíos, una anciana busca juntar una bolsa de restos de comida del piso para llevar a casa y alimentar a su familia. Mercado Quina Crespo, Caracas Venezuela. 22 de mayo de 2016.
  • Niños de la comunidad Yupka corren en un campo de la ciudad de Barquisimeto donde su familia se asentó después de ser desplazada de las montañas Perijá debido a minería ilegal. Barquisimeto, Venezuela. 16 de abril de 2016.

“En termino de volver, ¿quién no quiere volver a casa, por lastimada y volteada que esté? Ahora mismo no quiero volver y terminar en una celda o sin poder salir, porque siento un compromiso de decir las cosas como son y mostrar las cosas como son.”

En 2016, Siciliano empezó a dedicar su tiempo y su cámara a la Fundación Colibrí, una organización sin fines de lucro basada en Caracas que intenta proveer medicación y herramientas básicas para hospitales de niños. Sus fotografías de hospitales son una dura critica del estado de los servicios públicos en Venezuela. También ayudó a producir una serie de videos con Venezolanas en Acción para denunciar violaciones de los derechos humanos de mujeres. “La principal razón por la cual me involucré con estas ONG es transmitir esas emociones de cuánto pega esta crisis, por documentarla y ligarla directamente a las protestas y poder decir, por esto ocurren estas cosas.”

Las experiencias que vivió Siciliano durante las protestas lo llevó también a involucrarse con Sin Mordazas, una organización que defiende la libertad de expresión y que se ha vuelto en un símbolo de las protestas frente al gobierno venezolano. Sin Mordaza se enfoca en manifestaciones pacíficas a través del arte y cultura, organizando producciones de comedia, promocionando arte de protesta y caricaturas, entre otras iniciativas. En la actualidad, Siciliano está colaborando con Sin Mordazas para organizar una exhibición internacional de fotografía titulada “120 Días de Protesta” que no solo se enfocará en las protestas, pero también sus causas como el hambre, la pobreza y la violencia. Aunque está seguro en España, Siciliano admite que hay algunas imágenes que todavía no publicaría por miedo a que traiga consecuencias a su familia y amigos que siguen en su país.

Cuando las preguntas se tornan al futuro, Siciliano dice que espera poder utilizar su licenciatura de ingeniero y continuar con su fotografía. “Amo mi carrera y lo que estudié y amo la fotografía por el poder de comunicación. Siempre me gustó la idea de poder hacer las dos cosas. En termino de volver, ¿quién no quiere volver a casa, por lastimada y volteada que esté? Ahora mismo no quiero volver y terminar en una celda o sin poder salir, porque siento un compromiso de decir las cosas como son y mostrar las cosas como son.”

Escrito por Laura Kauer García, en febrero de 2018. Laura es la coordinadora de Artists at Risk Connection (ARC).

  • Una mujer posa frente a un piquete y se ata las manos como símbolo de protesta en una manifestación contra el gobierno de Nicolás Maduro. Caracas, Venezuela. 7 de junio de 2016.
  • Un miembro de la Milicia Bolivariana posa para un retrato en el Cuartel de la Montaña el 23 de enero, donde yacen los restos del ex presidente Hugo Chávez. Caracas, Venezuela. 23 de septiembre de 2016.
  • Una mujer intenta detener el avance de un vehículo blindado parándose frente a él mientras es bombardeada con gas lacrimógeno por la Guardia Nacional Bolivariana. Caracas, Venezuela. 19 de abril de 2016.
  • Join ARC
  • Sign In